realidad extraordinaria

9 sept. 2012

Ni santa ni puta

Foto:  http://ocio.elnortedecastilla.es/
Ya estamos de nuevo con la dichosa tendencia a los extremos. O blanco o negro, ignorando la magnífica y saludable escala de grises. Ahora el motivo de la separación entre las dos Españas (¡¡Cómo nos gusta esta coletilla que ya utilizaba Ortega!!) ha sido el vídeo erótico de Olvido Hormigos, concejala socialista en el Ayuntamiento de Los Yébenes, en el que aparece masturbándose. 

No pienso poner un enlace al vídeo que no ha sido retirado de la Web, de hecho, ya forma parte del archivo de una página porno pero sí que tengo que admitir que lo he visto. Vi el enlace en Twitter y no pude resistir la curiosidad de ponerlo durante unos segundos. Lo suficiente para sentirme culpable por colaborar en la invasión de la intimidad de esta señora porque poco me importa lo que se meta esta mujer entre las piernas. Ni ella ni nadie, bastante tengo con lo mío que no es poco. 

Sea para su amante, su marido o para el vecino de enfrente, el destinatario de ese vídeo no era ninguno de los que se rasgan las vestiduras ante la sinvergonzonería de la Hormigos. Algunos se escudan en que el vídeo es la prueba de que Olvido es infiel a su marido, ¿y qué? no creo que sea la primera ni será la última en engañar a su marido, ¿quién eres tú para juzgarla? Los únicos interesados son los participantes del triángulo sentimental. Nadie más. Probablemente los que más se escandalizan serán los peores,...aquello de la paja en el ojo ajeno (me ha salido solo, sin recochineo) y la viga en el propio. Pues eso, que más preocuparnos por lo que pasa en nuestra casa y menos mirar hacia fuera. 

Aquí solo hay un culpable y es el responsable de difundir el vídeo. Parece ser que es un futbolista de la localidad, amigo de la concejala, (con amigos así, nadie necesita enemigos) del que solo espero que sea juzgado por su delito. 

Tampoco pretendo vanagloriar la figura de la concejala. Hay quienes la han erigido como abanderada de la revolución sexual femenina y tampoco es eso. A estas alturas nadie nos va a descubrir América en un bote. La sexualidad es algo tan propio que cada uno hace con ella lo que le salga de los mismísimos (y nunca mejor dicho). Tan respetable es la postura de aquellos que la viven y comparten de forma abierta como los que prefieren reservarla a su ámbito más privado y son celosos de ella.

Ni santa ni puta, tan solo mujer. 

Foto:  http://santasputasmujeres.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario