realidad extraordinaria

15 may. 2012

Caminos

Una vez más te vuelves a encontrar en la misma encrucijada, con todas tus alternativas ante ti, dispuestas a recibirte y a que descubras lo que tienen reservado para el final del recorrido. Varios caminos trazados, algunos nuevos, otros que se atisban complicados y otros de los que reconoces el punto de partida y que, a pesar del viento, aun no se han borrado. Hay señales de mucho tipos: algunas grandes y luminosas que se ven a varios kilómetros de distancia, otras sonoras te chillan lo que debes hacer y aunque seguramente no te hayas dado cuenta, existen unas terceras. Están escondidas detrás de las egocéntricas que gritan y lucen. Son pequeñas y apenas emiten un ligero susurro. No te presentan el camino que debes escoger, no te persuaden para que vayas por el suyo ni desprecian las otras opciones. 


Esperan tu respuesta. Esperan por tus pasos. 

Quieres asomarte a tus opciones, saber qué se reservan durante el trayecto. Si será un viaje largo, duro, entretenido, lleno de baches o con un paisaje de postal. También si en algún momento los caminos se unirán o si son destinos paralelos destinados a nunca encontrarse. La decisión para empezar a andar está tomada.

El camino aun no se ha borrado. AUN. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario