realidad extraordinaria

9 mar. 2012

A veces no puede ser...

Nada es imposible. ¡JA! Una cosa es ser positivo, decidido o entusiasta y otro creer que el universo se mueve al son de nuestras necesidades/antojos. Todo lo que nos ocurre no depende exclusivamente de nosotros y del esfuerzo que le ponemos al asunto. No vivimos dentro de una burbuja de la que somos dueños y señores. Todo lo que vivimos está condicionado por agentes externos.

Aunque moleste, es verdad. Hay que cosas que no son posibles y lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible como se suele decir y no seas tan curioso de buscar un porqué. Casi todo tiene una explicación pero a veces surgen deseos que por mucho que nos empeñemos, no conseguimos que lleguen a buen puerto. Un  plan perfecto, con todos los cabos atados, con una opción B, C y hasta D por si algo falla pero a veces ni por esas logramos nuestro objetivo. El destino, caprichoso, se sale con la suya y tira nuestros cálculos por la ventana. Como resultado, la impotencia circula por tu organismo y se refleja en la cara que se te queda. Sí, cara de pelele.

Me gusta utilizar la palabra destino para englobar todas las circunstancias que echan por tierra tu esquema del plan perfecto, para no señalar a los responsables con el dedo. Fastidia menos culpar a algo intangible, le puedes dedicar todo tipo de improperios sin sentir remordimiento alguno.

No todo es posible con las condiciones que imponemos pero puede que en otro momento se te alineen los astros para ponerte al alcance la mano algo que un momento dado anhelaste. El famoso “todo llega”. Que sí, que llegará, pero ¿quién te asegura que en un futuro lo querrás? 

La validez del "nunca es tarde" recae en tus necesidades. 

4 comentarios:

  1. Este es uno de esos temas en los que me alegro de coincidir contigo. Si todo fuera posible, muchas cosas dejarian de ser lo que son o de ser valoradas en su justa medida.
    No me quiero imaginar como habriamos acabado si todo pudiera ser al antojo de cualquiera de nosotr@s.
    A partir de este punto, comienza a enredarse la cosa, con deseos, necesidades, sueños, aspiraciones, libertades, prioridades... pero bueno, como dijo aquel "se hace camino al andar", y ya veremos a donde nos lleva...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces creemos que queremos algo, vamos centrados en ese objetivo (a veces imposible) y nos perdemos todo lo que descubrimos por el camino...

      Eliminar
  2. Siempre que leo un post nuevo me dejas pensando un rato sobre lo que has escrito… No cambies ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dina!Qué suerte tengo de tener cerca gente capaz de pensar ;)

      Eliminar