realidad extraordinaria

22 feb. 2012

Cobardes

Los hay patadas pero no todos son del mismo tipo. A continuación destaco: los cobardes cabrones.

Los cobardes cabrones me sacan de quicio, consiguen que aflore lo peor que llevo dentro. Son aquellos que te joden y luego no asumen las consecuencias. Sabedores de que han hecho las cosas mal, esperan atrincherados en su madriguera hasta que una se aburra de esperar lo que es suyo, ya sea una explicación, una disculpa o (¿por qué no?) un enfrentamiento directo. Se escudan detrás de lacayos que están dispuestos a dar su cara por ellos aun a riesgo de que se la partan y así consiguen que tu paciencia se vaya agotando y termines dando la batalla por perdida.
En ese momento, vuelven a la superficie, triunfantes por sentirse ganadores de una lucha que ni siquiera han tenido el valor de librar. Y notas como te burbujea la sangre pero ya es demasiado tarde. Te dices a ti a misma que no merece la pena, que para qué gastar más esfuerzos si, además, ya todo ha pasado. Otra tempestad superada.

Por cierto, estoy esperando a que mi propio cobarde cabrón asome la cabecita...

* Aviso: La cobardía es un tema interesante que retomaré en el futuro bajo otro enfoque*

"Saber lo que es justo y no hacerlo es la peor de las cobardías." (Ambrose Bierce)



No hay comentarios:

Publicar un comentario